Sí, remdesivir probablemente sea eficaz contra el SARS-CoV-2

Madrid
Actualizado:

Guardar

Es probable que el primer medicamento que el primer medicamento que se aprobó para trata la cpovid-19, remdesivir, sea un antiviral muy eficaz contra el SARS-CoV-2. Lo asegura un estudio realizado en Reino Unido que se publica en «Nature Communications» en el que se describe que la administración de este fármaco a un paciente con covid-19 y un trastorno inmunológico raro logró una mejor mejora dramática en sus síntomas y la desaparición del virus.

Remdesivir se convirtió en el único medicamento aprobado para tratar la covid-19. Desarrollado originalmente para tratar la hepatitis C y posteriormente probado contra el ébola, parecía ser eficaz frente al coronavirus. Sin embargo, a principios de octubre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que el fármaco no reducía significativamente las tasas de mortalidad en su estudio Solidarity.

Pero este equipo de investigadores ha utilizado un enfoque diferente para determinar los efectos del fármaco sobre un pacientes con covid-19.

«Ha habido diferentes estudios que apoyan o cuestionan la efectividad del remdesivir, pero algunos de los realizados durante la primera ola de infección pueden no ser óptimos para evaluar sus propiedades antivirales», señala James Thaventhiran, de la Universidad de Cambridge dijo:.

Según este investigador, la mortalidad se debe a una combinación de factores, que probablemente incluyen la replicación viral sin control y, lo que es más importante, la respuesta del sistema inmunológico. «Un ensayo clínico que solo analiza el impacto del remdesivir en la mortalidad tendrá dificultades para distinguir entre estos dos factores. Esto limita nuestra capacidad para hacer una simple pregunta: ¿cómo de eficaz el remdesivir como antiviral?».

Para responder a esta pregunta, examinaron el caso de un hombre de 31 años con XLA, una rara condición genética que afecta la capacidad del cuerpo para producir anticuerpos y, por lo tanto, combatir infecciones.

La covid-19 comenzó con fiebre, tos, náuseas y vómitos, y el día 19 dio positivo por SARS-CoV-2. Sus síntomas persistieron y el día 30 ingresó en el hospital, donde se le administró oxígeno suplementario por dificultades respiratorias.

REUTERS
REUTERS

Al contrario que en otros casos, la fiebre y la inflamación de los pulmones persistieron durante más de 30 días, pero sin causar problemas respiratorios graves ni extenderse a otros órganos. Los investigadores apuntan que esto puede deberse a su incapacidad para producir anticuerpos; los anticuerpos combaten las infecciones, pero también pueden causar daños al cuerpo e incluso provocar una enfermedad grave.

Inicialmente recibió hidroxicloroquina y azitromicina, pero tuvieron poco efecto. Después inició una terapia de diez días de remdesivir. En 36 horas, su fiebre y dificultad para respirar habían mejorado y sus náuseas y vómitos cesaron y dejo de precisar oxígeno suplementario.

Esta espectacular respuesta estuvo acompañada de una disminución progresiva en los niveles de proteína C reactiva (PCR), una sustancia producida por el hígado en respuesta a la inflamación. Al mismo tiempo, los médicos vieron un aumento en el número de sus células inmunes conocidas como linfocitos, y los escáneres de tórax mostraron que la inflamación de sus pulmones estaba desapareciendo. El paciente fue dado de alta el día 43.

Una semana después del alta, el paciente volvió a tener fiebre, dificultad para respirar y náuseas. Fue readmitido en el hospital y se le administró oxígeno. De nuevo dio positivo por SARS-CoV-2, se encontró que tenía inflamación pulmonar y sus niveles de PCR habían aumentado y su recuento de linfocitos había disminuido.

El estudio muestra que los niveles de virus del paciente disminuyeron progresivamente durante su primer ciclo de remdesivir, lo que se corresponde con la mejora de sus síntomas., pero cuando cesó la terapia, sus niveles de virus volvieron a aumentar.

De nuevo inició el tratamiento con remdesivir de diez días. Una vez más, sus síntomas mejoraron rápidamente, su fiebre bajó y se le retiró el oxígeno suplementario. Su recuento de PCR y linfocitos se normalizó. Después de un tratamiento adicional con plasma de convaleciente, fue dado de alta tres días después y ya no presenta síntomas.

El estudio muestra que los niveles de virus del paciente disminuyeron progresivamente durante su primer ciclo de remdesivir, lo que se corresponde con la mejora de sus síntomas., pero cuando cesó la terapia, sus niveles de virus volvieron a aumentar. Sin embargo, el efecto del segundo ciclo de remdesivir fue aún más rápido y completo.

Es muy probable que la incapacidad del paciente para eliminar la infección sin medicación antiviral se deba a su falta de anticuerpos. No obstante, existen otras células inmunitarias que contribuyen a combatir las infecciones, como las células T CD8 +. El equipo observó que el paciente era capaz de producir células T CD8 + que respondían a la ‘proteína de pico’ en la superficie del virus: las proteínas de pico le dan al virus su perfil de corona característico (de ahí el nombre coronavirus). Si bien es insuficiente para eliminar la infección de forma espontánea, esto probablemente contribuyó a la eliminación del virus durante el segundo curso de remdesivir.

«La enfermedad inusual del paciente nos brindó una visión poco común de la efectividad del remdesivir como tratamiento para la infección por coronavirus. La respuesta dramática al fármaco, en repetidas pruebas, sugiere que puede ser un tratamiento muy eficaz, al menos para algunos pacientes», explica Nicholas Matheson de la Universidad de Cambridge.

REUTERS
REUTERS

El equipo sospecha además que es probable que remdesivir sea más beneficioso cuando se administra al comienzo de la infección, antes de que el virus pueda desencadenar una respuesta inmune potencialmente catastrófica.

«El hecho de que nuestro paciente no pudo combatir la enfermedad sin tratamiento sugiere que los anticuerpos contribuyen al control del SARS-CoV-2. Pero, paradójicamente, esta falta de anticuerpos también pudo haber evitado que su COVID-19 se volviera potencialmente mortal, porque no tenía anticuerpos para desencadenar una respuesta inmune dañina», escriben en su trabajo.

Y concluyen: «Todo esto sugiere que los tratamientos deberán adaptarse a pacientes individuales. Adoptar este enfoque de manera más amplia podría aclarar aún más cuál es la mejor manera de usar remdesivir para obtener un beneficio clínico».

Ver los
comentarios

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *