Seis Reservas de la Biosfera en Asturias donde deslumbran los colores del otoño


Actualizado:

Guardar

Pocos rincones como los bosques de Asturias pueden hacer tanta justicia a la descripción de las estaciones del escritor Stanley H. Horowitz, para quien «el invierno es un aguafuerte, la primavera una acuarela, el verano un óleo y el otoño un mosaico de todos ellos». El color verde que predomina en los montes asturianos se enriquece en esta época del año con una eclosión de rojos, naranjas y amarillos, que junto al azul de su cielo y su mar, conforman un baile de colores digno de postal. Y para que no te pierdas el espectáculo, hemos seleccionado las mejores rutas, paisajes y monumentos naturales. En concreto siete estampas imprescindibles, una por cada Reserva de la Biosfera del Principado, donde sentir la naturaleza y experimentar la libertad bajo el agradable sol del otoño.

Reserva Natural Integral del Bosque de Muniellos (Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias). Los acebos y tejos son los protagonistas indiscutibles del otoño de Muniellos, el mayor robledal de España y uno de los que mejor se conservan en Europa, que da cobijo a una de las comunidades vegetales y animales más ricas del continente. Para visitarlo, debes solicitar premiso previamente, ya que solo se permite la entrada a 20 personas al día.

Red de Toneyu (Parque Nacional de los Picos de Europa). El paisaje asturiano deja boquiabiertos a los visitantes desde cualquier perspectiva y prueba de ello es la red de Toneyu, que con 19 kilómetros de longitud de galerías y 614 metros de profundidad, se convierte en la mayor cavidad asturiana, separando las cuencas del Cares y del Sella. Se encuentra en el espectacular y relajado entorno de la majada de Toneyu, situado en la Sierra de Beza (concejo de Amieva). Quienes se adentren en las sucesiones de pozos y meandros estrechos de esta red, declarada Monumento Natural en el año 2003, podrán descender unos 200 metros hasta acceder a las galerías fósiles.

San Martín de Oscos siempre invita al relax
San Martín de Oscos siempre invita al relax – Mampiris

Senda Verde de San Martín de Oscos (Río Eo, Oscos y Terras de Burón). Un estallido de vegetación y naturaleza se mantiene presente en toda esta ruta circular apta para cualquier tipo de senderista por su baja dificultad, donde también se puede conocer cómo era la vida antes de que el agua llegara a las casas y cómo sigue siendo en esta zona de Asturias donde el tiempo parece haberse detenido. Arándanos, carbayeras, abedulares, robledales y castaños perfeccionan este mágico lugar en el que la gente nunca tiene prisa.

Tejo de Bermiego (Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa). Nadie diría, por lo bien que se conserva, que estamos ante uno de los árboles más antiguos de Europa. Pero su imponente tamaño sí delata que su edad supera al millar de años: 13 metros de altura y 15 metros de diámetro de copa. Ubicado junto a la iglesia de Santa María, es uno de los monumentos naturales más representativos de la región asturiana.

El pueblo de Casielles se sitúa a 830 metros de altitud
El pueblo de Casielles se sitúa a 830 metros de altitud – Camilo Alonso

Casielles (Parque Natural de Ponga). Merece la pena recorrer las más de 20 curvas de una empinada carretera en zigzag que permiten alcanzar la parte más alta del pequeño pueblo de Casielles, donde nos recibe una panorámica espectacular. La aldea conserva ejemplos de la arquitectura tradicional, como los hórreos beyuscos, una iglesia y antiguas casas de piedra.

Ruta de Brañagallones (Parque Natural de Redes). Olvidarse del mundo en este paraíso está tan garantizado que en varios kilómetros del sendero ni siquiera hay cobertura. Tampoco hace falta, la fauna y los bosques de hayas y de robles captan todo el interés. Aquí conviven 50 clases de mamíferos, entre ellos las vacas, que recuerdan el pasado ganadero de este lugar, y la mayor población de ciervos y rebecos de Asturias. Aves, anfibios y peces completan este edén asturiano.

Conjunto lacustre de Somiedo (Parque Natural de Somiedo). Un mosaico de colores se entremezclan en este monumento natural formado por lagos de circo glaciar: los lagos de Saliencia (catalogados como Punto de Interés Geológico) y el lago del Valle, y también por la zona de alta montaña que los separa. Hay distintas rutas de senderismo que permiten deleitarse con la visión de los lagos desde las alturas.

Ver los
comentarios

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *