Cómo prevenir la aparición de piedras en el riñón


Actualizado:

Guardar

El calor y la deshidratación pueden favorecer la aparición de ciertas patologías y cuadros clínicos. Es el caso del cólico nefrítico, que consiste en la aparición de los cálculos urinarios, un problema que se acrecienta en verano ya que se forman debido a una falta de ingesta de líquidos en épocas de altas temperaturas.

«En verano, con el calor, es común que aumenten nuestras pérdidas de agua a través del sudor. El problema es que muchas veces no compensamos esa deshidratación con la ingesta de líquidos. Esto favorece que la orina se concentre y se produzca un aumento de la saturación de sales en la orina, generando estos cálculos también llamados litiasis o piedras», explica el doctor Arturo Platas, jefe de la unidad Urología del Hospital Universitario Sanitas la Moraleja

Uno de los síntomas principales de esta patología son los dolores intensos en la zona del riñón. Este dolor puede comenzar en la zona lumbar alta, es decir, en la espalda a la altura de las últimas costillas, e ir expandiéndose hacia el resto del abdomen con dirección al pubis. Suele producirse de manera repentina, con un comienzo brusco que muchas veces no permite anticiparse.

«Asimismo, es posible que los cólicos renales generen una emisión de sangre con la orina y, en muchas ocasiones, mayor frecuencia al orinar o urgencia miccional», señala Platas. Cabe destacar que la mayor parte de las personas orinan en torno a 5 o 6 veces al día, sobre todo durante el día.

Ante esta situación, una micción excesiva puede detectarse cuando el volumen de orina es normal, pero se tiene la necesidad de ir al baño más a menudo, algo que muchos pacientes descubren al tener que levantarse por la noche. Esto puede ir acompañado de una sensación de necesidad urgente de orinar.

«Para prevenirlo, lo más importante es beber una mayor cantidad de líquidos», recomienda Platas, quién además añade que lo ideal es «conseguir beber una cantidad diaria de líquido que haga que la orina sea transparente y nada amarilla». «Si llevamos esa pauta al día, lo más probable que es evitemos todo tipo de formación de cálculos renales», asevera.

Asimismo, es recomendable no abusar de la ingesta de bebidas como el alcohol, los refrescos, las bebidas muy azucaradas o el café, sobre todo cuando se toman estos productos en sustitución del agua, ya que puede favorecer la aparición de los citados cálculos.

Por último, si se presentan algunos de estos síntomas, y ante la presencia de un cólico, el doctor señala que es imprescindible acudir a un especialista donde se realizarán las pruebas básicas para la detención de este problema: analítica en sangre de orina, una ecografía y, en caso de necesidad, un TAC.

Ver los
comentarios

Source link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *